Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

marzo 23, 2006

Donde

venden todavía marcianitos?

consigo Plaza Sésamo con Abelardo, Paco y el Conde Contar?

quedaron los patos y los cisnes y el estanque del Morazán?

Repiten las obras de Aníbal Reina?

quedó mi primer Marco Ramírez y el hijueputa en la página 117?

está la que fue de colita de fuente de allá donde estaba el chorrito que se hacía grandote y se hacía chiquito?

quedó la que creía?

8 Comments:

Blogger Bandidocr said...

Marcianitos...!!!!!!!!! Que apretadas...todavia me duele la lengua del empacho...si encontras me avisas...

10:29 p. m.

 
Anonymous marcelo said...

Avenida Los Recuerdos, casa número 7.

7:36 a. m.

 
Blogger Solentiname said...

Bandido, es una búsqueda inútil, aunque pregunto en cuanta puple pequeña, rural y a la antigua me encuentro.

Marcelo: eso suena a dirección en Santiago, con la cordillera de fondo.

7:38 a. m.

 
Blogger Oscar said...

¿Donde...

... tengo que llamar para averiguar cómo consigo "reruns" de las películas que pasaban en el espacio llamado "Teatro del Oeste" cuando yo tenía 6 años?

... venden todavía "gatos" de los que compraba yo en la pulpería que quedaba al otro lado de la calle?

... quedaron los días aquellos en los que 25 céntimos eran toda una fortuna personal, y te alcanzaban para invitarle algo a la chiquilla de la escuela que te hacía suspirar, y aun te quedaba un "cinco" para guardarlo en la alcancía? (De paso ¿donde estará hoy Lucía, la primera fémina que capturó mis precozmente inflamadas atenciones?)

... los paseos de domingo, en tren, a Mata de Limón?

... las baldosas de piedra de las aceras de Heredia, o los setos de "corona de Cristo" en los que dejaba uno buena parte de la epidermis cuando se podía jugar "escondido" con los compinches del barrio entre los jardines de los vecinos?

... ?

11:05 a. m.

 
Blogger Solentiname said...

OZ: Ya intentaste amazon? yo sé dónde venden esos gatos. De Lucía, and if you google her? esos paseos todavía existen, pero no sé si sabrán igual. las coronas de cristo, siguen, siguen, tal vez el que dejó de jugar fuiste vos.

11:22 a. m.

 
Blogger Floriella said...

Si los marcianitos son unos confites duros que se deshacían en la boca al morderlos y que venían en colores pasteles, yo también quiero saber dónde encontrarlos. Su recuerdo me remite directamente a los brazos de mi bisabuela (sigh).

8:51 p. m.

 
Anonymous yure de patiperro said...

Y qué de Chungalandia; la feria que casi siempre era un quiebramuelas; los toros en Plaza Víquez y no en Zapote; el miedo a los payasos (a La Giganta y su pugilismo circular); Patiño y las cajas numeradas; el "Ja Já del aire"; los sapos que brincaban entre la neblina que le sale al asfalto de Desampa tras la lluvia; el cristal empañado por el llanto de un niño que mira esa calle a la que le prohíben salir a jugar.

1:50 a. m.

 
Blogger Solentiname said...

Flo, esos justamente esos son y sí, recuerdan abuelas.

Yuré: chungalandia! yo estaba muy chiquita y apenas la recuerdo igual que los otros en plaza víquez. En Desampa, todavía hay sapos y lluvias y asfaltos. Y todavía deben haber niños que les pohiben salir a jugar

5:09 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home